Eduardo Arroyo teje en Baracaldo un jardín de pixeles. Repetición de módulos base,  intersección de materiales de diferentes texturas y acabados, suaves desniveles. Un jardín dinámico, acogedor, y un espacio de calidad para los edificios residenciales del barrio bilbaino.

Anuncio publicitario